capturadebanderaLa Infantería Argentina ha cumplido una heroica participación en el conflicto armado con el Reino Unido, durante la guerra de Malvinas. Por la función esencial que cumple en el combate y por el marco de la situación general en que se debía entablar el combate en Malvinas, a la Infantería le correspondió el peso mayor de la lucha y de las bajas cuantitativamente sufridas.

La guerra de Malvinas se prolongó desde el día 2 de abril hasta el 14 de junio. La participación de la Infantería Argentina se materializó por acciones terrestres el día 2 de abril, y durante el periodo comprendido entre la acción del desembarco ingles -el 21 de mayo- hasta la rendición, el día 14 de junio. A partir de esta referencia, puede observarse que la guerra comprende cuatro etapas bien marcadas:

La primera etapa, materializada en el inolvidable 2 de abril, día en que vuelve a flamear en nuestras islas, la bandera celeste y blanca.

La segunda etapa, comprendida entre el 3 de abril y 1 de mayo, cuando se inician las hostilidades.

Durante este período, los infantes realizan y completan sus traslados desde el continente a Malvinas, y despliegan sus efectivos y materiales una vez arribados a ellas. Si bien durante este período no se desarrollaron acciones bélicas, los infantes ya empezaban a sufrir desgastes, a causa de las inclemencias del un clima severo, para el que la mayoría no estaba ni preparado ni equipado. A esto se agregaba la imposibilidad de contar con materiales y equipos que habían quedado en el continente, y que a causa del bloqueo inglés -con la determinación de la zona de exclusión marítima establecido a partir del 12 de abril- no podían ser trasladados a las islas.

Día a día, hora a hora, los infantes fueron preparando sus posiciones de defensa, dificultadas por un terreno extremadamente húmedo, el cual durante el resto de la guerra, les haría sentir, con rigor, sus características, haciendo de estas posiciones un lugar nada confortable para un soldado que debía combatir. En algunos casos había tanta agua, que sus ocupantes permanecían mojados de día y de noche. También durante este tiempo se efectuaron reconocimientos, se consolidaron los planes de empleo y los acuerdos entre fracciones, y se aparcaron abastecimientos.

La tercera etapa, materializada por el inicio de las hostilidades el 1 de mayo, con el bombardeo aéreo de los ingleses al aeródromo de Puerto Argentino, se extendió hasta el día 21 de mayo, cuando los ingleses comenzaron su desembarco en Puerto San Carlos.

Durante este período, la Infantería, sin poder actuar, debió padecer bombardeos incesantes, de la aviación y la marina inglesas. A estos inconvenientes del combate, se fueron sumando otros ya vividos en las anteriores etapas, y algunos que se fueron originando como consecuencia de estos bombardeos que afectaron fundamentalmente los aspectos logísticos; el descanso de la tropa (debido a las guardias incesantes en espera de repeler desembarcos enemigos); los desplazamientos y los abastecimientos.

Estos aspectos resultarían, en muchos, casos determinantes de las acciones futuras.

La cuarta etapa -que abarca el período comprendido entre el 21 de mayo y el 14 de junio- particulariza cada una de estas fechas con dos acontecimientos trascendentes para esta guerra: el desembarco de los ingleses y la rendición.

Es en esta etapa, cuando la Infantería entabló un encarnizado combate con el oponente, luchando día y noche, minuto a minuto, intentando -con lo que se tenía y como se podía- detener el avance del ejército inglés. Es en esta etapa, también, cuando las bombas de la artillería en tierra, de los gruesos cañones de la artillería naval y de la infatigable aviación castigaron con mayor crudeza las posiciones de los bravos infantes.

Durante los días que abarcó este período la guerra se iba a cobrar la vida de muchos camaradas que pasaron a engrosar las páginas gloriosas de nuestra infantería.

A continuación se exponen, en síntesis, las acciones de la Infantería argentina en la guerra de las Malvinas. Para ello se describen presentando los combates librados desde el 2 de abril hasta el 14 de junio, más aquellos concretados por los regimientos y por las pequeñas fracciones de estos.